Patios y galerías

Patio de los Naranjos

El patio llamado ya en 1714 «principal» o «jardín», era considerado el corazón del Colegio, y con sus tradicionales naranjos custodiaba el centenar lapacho.

Si bien los Jesuitas habían comenzado la plantación de naranjos, los próximos a la Iglesia los habían plantado los mercedarios.

Reabierto el Colegio en 1862, los Jesuitas recuperan su antiguo edificio y desde el comienzo se los conoce con el nombre de «Patio de los Naranjos».

Al iniciarse la construcción del actual edificio, el patio fue utilizado como depósito de los materiales, determinando ello la desaparición de la mayoría de las especies. Al finalizar las obras se dispuso modificar definitivamente el viejo jardín de umbrosos naranjos, subsistiendo solo el lapacho, ya que los actuales y tímidos naranjos son de una época posterior.

Patio de los Carruajes

Se encuentra donde antaño llegaban los carruajes con las mercaderías para quienes vivían en el Colegio, ya sean alumnos pupilos o religiosos. Cuando dejó de existir el internado, dejaron de llegar los carros y el lugar fue herrería, carpintería, asador, cochera, depósito.

En 2008 se constituyó en un espacio de eventos culturales y su nombre rememora la vieja función del lugar.

Sobre el pasillo que lo comunica con el Patio del Sagrado Corazón, se encontraba el refectorio, lugar de entrada al comedor de la Comunidad Jesuita, transformado hoy en Sala Furlong.

Patio de los Cerezos

Ubicado en el centro del Colegio, al lado del Jardín de Infantes. Es protegido por altas paredes y columnas de una antigua galería.

Patio del Sagrado Corazón o de los Escudos

Fue el ‘patio-jardín’ de la Comunidad Jesuítica y hasta hace treinta años atrás sólo sus miembros accedían a él. Cuando las distintas dependencias donde éstos moraban se comenzaron a utilizar como aulas, este patio recoleto y silencioso, comenzó a poblarse de voces y de miradas.

Por su origen y función, su diseño y sus plantas, este patio no se puebla de alumnos. A este patio se lo mira -y admira- desde las galerías: la imagen convocante de Jesús sobre la fuente, la fiel enredadera, el cuidado jardín, todas las flores, limitan -detienen- el paso e impide las pisadas.

Alguna que otra vez, los niños pequeños y sus maestras, observan los peces de la fuente o a la sombra del árbol de magnolias, escuchan algún cuento.

A veces, los alumnos mayores lanzan avioncitos de papel generalmente hechos con hojas que contienen evaluaciones no aprobadas… Más que un juego, los aviones vuelan para conjurar una mala nota, o para pedir que no se repita. Muchos quieren creer, cuando alguna llega hasta la enredadera, que Jesús le cumplirá su pedido. Los jardineros creen -o desean- todo lo contrario…

Patio Hno. Juan de Sigordia, SJ

Es un patio joven que nació con la construcción de la escuela primaria hace más de 25 años. Hasta 2009 se lo denominó Patio Redondo. A partir de ese año se le designó el nombre de uno de los primeros maestros jesuita que llegó a Santa Fe en 1609.

Patio del Aljibe

En el año 1981, el rector P. Luis de Maussión, SJ propuso a la Asociación de Exalumnos la creación del Museo del Colegio en el antiguo edificio sobre calle General López.

El proyecto fue encomendado al arquitecto Carlos Giobando. En agosto de 1982 se inaugura el museo y con él su precioso, histórico y antiguo patio.

Menú